La Asociación de Empresas EDUCA con el apoyo del Ayuntamiento de Valladolid presentó su proyecto sobre economía circular el pasado 2018 con el que se llevaron a cabo auditorías a 70 empresas de Valladolid.

Con este proyecto, lo que EDUCA buscó fue  el máximo aprovechamiento de los recursos existentes, sin la necesidad de introducir nuevos materiales en el proceso productivo.

La iniciativa denominada Economía circular, una realidad en Valladolid forma parte del programa #ValladolidCircular, impulsado por el Ayuntamiento de Valladolid y la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico de Valladolid.

La Asociación de Empresas EDUCA tras realizar auditorías a 70 empresas ha vuelto a apostar por la economía circular creando un nuevo proyecto denominado Plataforma colaborativa en Economía Circular.

El objetivo de esta iniciativa es desarrollar una plataforma web en la que las empresas relacionadas con la economía circular o que se quieran incorporar a ella puedan intercambiar sus experiencias.

Además, otro de los objetivos principales de este proyecto desarrollado por EDUCA es asesorar a dichas empresas sobre los modelos de producción sostenibles, rentables y circulares, teniendo siempre en cuenta su sistema productivo y los residuos generados.

La Asociación de Empresas EDUCA  ha vuelto a apostar por la economía circular creando un nuevo proyectodenominado Sello “Empresa Circular”, que cuenta con el apoyo de la Agencia de Innovación del Ayuntamiento de Valladolid.

El objetivo de esta iniciativa llevada a cabo por la Asociación EDUCA es proporcionar un servicio de acreditación de empresas que desarrollan programas o iniciativas de economía circular, en alguno de sus procesos o en el conjunto de su actividad.

Esta certificación permite poner en valor el esfuerzo que las empresas llevan a cabo al adoptar herramientas y procesos que se engloban dentro de la economía circular, estableciendo diferentes categorías que comprenden desde el ciclo de vida completo y el desarrollo parcial de algunos procesos.

ECONOMÍA CIRCULAR, UNA REALIDAD EN VALLADOLID